martes, 19 de mayo de 2015

Lo que el río ve


Empieza la fiesta
UNAI OIARTZUN


El lunes por la tarde tuve el placer de revivir viejas emociones. La tensión por conocer el rival del Real Unión en una fase de ascenso. La insaciable búsqueda de información una vez conocida su identidad. UCAM Murcia. El equipo de la Universidad Católica, que juega en la antigua Condomina, un estadio con sabor añejo. Un rival que ha conseguido sesenta y cinco puntos, terminando en segunda posición, por detrás de un poderoso Cádiz. Almería B y Villanovense no se han quedado lejos. Un equipo fuerte, como lo son todos los que participan en el play-off. La eliminatoria se presenta apasionante, y lo primero que toca es disfrutar de ella. Del ambiente previo y de los propios partidos. Disputar la fase de ascenso es algo precioso. Es un premio, por el que nadie apostaba el verano pasado. Un sueño hecho realidad. No lo olvidemos.

A partir de ahora, todo lo que llegue será bienvenido. La afición debe dejar a un lado el disgusto de las últimas jornadas y gozar con la eliminatoria, y con su equipo. No me cabe la menor duda de que Aitor Zulaika y los suyos van a preparar con mimo el duelo contra el UCAM. Es evidente que el equipo no atraviesa su mejor momento de juego. Cuatro derrotas consecutivas han hecho saltar las alarmas, y todo el mundo se pregunta si el equipo llega pasado, si la temporada se ha hecho larga, si la Copa Federación ha pasado factura. Desde luego que durante el último mes de competición, al Unión le ha faltado gran parte de la chispa y de la intensidad que le habían caracterizado. Los rivales también juegan, y más cuando se la juegan, como lo ha sido el caso de Rayo B, Las Palmas B y Tudelano. Pero está claro que los txuribeltz tienen trabajo por delante.

En cualquier caso, nada de lo ocurrido en las últimas jornadas importa ya. En absoluto. Arranca una nueva etapa en la que hay que sacar lo mejor que se pueda, o de lo que queda. Porque son muchos los equipos que llegan justos a la fase de ascenso. Merece la pena hacer un último esfuerzo para dar guerra y llegar lo más lejos posible. No hay presión ni objetivo que valga. Disfrutar y competir al máximo. Nada más se le debe pedir al Real Unión en el play-off del centenario. Motivación e ilusión no le van a faltar al equipo. Ahora bien, afición debería dejarse contagiar. Aitor Zulaika pedía Unión tras la derrota contra el Tudelano. No hay otro camino para seguir adelante. Real Unión y Stadium Gal deben ser uno para doblegar al UCAM Murcia el domingo. Saquen las banderas, engalanen los balcones y calienten palmas y gargantas. Tras años de desencanto, vuelve la emoción a orillas del Bidasoa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada