martes, 26 de mayo de 2015

Viven
UNAI OIARTZUN


Consuela pensar que el UCAM Murcia no cumplió con su objetivo. Demostró grandes dosis de poderío y de potencial, pero a pesar de sus constantes intentos, no logró perforar la portería de Otermin. Se marchó del Stadium Gal con un botín escaso, que le obliga a ganar el encuentro de vuelta. Por mucho que sufriera, el Real Unión puede salir reforzado del primer encuentro de la fase de ascenso. Se ha desprendido de la pesada mochila que arrastraba a causa de los últimos resultados ligueros. Ha vuelto a ser un equipo sólido y competitivo, porque ha plantado cara a un rival realmente fuerte. Tengo claro que puede y debe mejorar, pero tiene toda una semana para poder hacerlo. Ahora conoce a su rival, sabe lo que le exige, qué es lo que debe trabajar y dónde puede hacerle daño. Los de Zulaika han superado el primer asalto, y llegan con vida al segundo. El empate a cero del domingo puede valer mucho.

Si algún despistado pensaba encontrar un rival sencillo, poco tardó en caer en la cuenta de su error. El play-off reúne a los dieciséis mejores equipos entre los ochenta que componen la Segunda División B. De modo que no hay equipo débil. De hecho, el UCAM Murcia ha logrado cinco puntos más que el Real Unión en liga, y ha perdido nada menos que cinco partidos menos. Una vez tanteó y testeó al equipo local, se animó a estirarse en busca del gol. Es la meta que establecen muchos equipos cuando juegan fuera de casa en una competición con formato de eliminatoria. El UCAM lo intentó y consiguió generar claras ocasiones. Pero la zaga irundarra, y un Otermin estelar, lograron desbaratar cada uno de los intentos. El guardameta zarauztarra fue la mayor sorpresa en el once inicial de Aitor Zulaika. El entrenador apostó por la veteranía y por la experiencia en fases de ascenso. Teniendo en cuenta la configuración del equipo murciano, pueden ser factores determinantes. De ahí que el propio Xixa, Aimar, Urkizu, Juan, Romo, o Mujika figuraran en el once.

Junto a sus compañeros, lograron frenar a una bestia que rugió, y mucho, pero no acertó a morder. Incluso la apaciguaron en el tramo final, cuando el equipo unionista pudo sorprender al rival, adelantándose en la eliminatoria. Las tablas dejan el combate completamente abierto, y la vuelta en la Condomina se presenta apasionante. El UCAM tiene la presión, ya que le vale la mínima victoria en casa. También la ventaja de jugar ante su público, aunque el ambiente de la Condomina muy poco tendrá que ver con el que pueda encontrarse el Oviedo en el Carranza de Cádiz, por ejemplo. El UCAM buscará la victoria, pero no podrá descuidar su portería, porque un gol del Real Unión le complicaría el pase. Es lo que deben intentar los txuribeltz. Cualquier empate con goles les favorece. De modo que toca dar un pasito más y alcanzar la portería rival. Sin dejar, claro está, que una excesiva osadía eche al traste con la eliminatoria. Ambos equipos buscarán ese difícil equilibrio. La tensión está asegurada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada